Asignaturas Salud

La evaluación en Educación Física

Escrito por elena.rodrigo

Actualmente ya es un hecho que la educación está evolucionando y mejorando para poder adaptarse a las necesidades del presente y, sobretodo formando en los posibles retos que se presentarán a los niños y niñas que conformarán la sociedad del mañana, aunque este cambio se esté produciendo en pequeños pasos.

¿ Pero realmente se están cambiando todos los mecanismos que juntos forman la educación? Está claro que no todos han evolicionado al mismo tiempo, pero algunos practicamente no han variado…¿Sabes a qué componente me refiero?

¿Cómo se evalua? vs ¿Cómo se debería evaluar?

Actualmente la evaluación ha ido cambiando en todos los colectivos educativos, centros de insitutos, centros de formación profesional, universidades… Y a pesar de que todos ellos son muy distintos en cuanto a los objetivos que pretenden conseguir sus alumnos al finalizar sus estudios en ellos, siguen prácticamente el mismo patrón de valoración académica. Un 50% el examen final, entre un 20/25% el examen parcial y un 20/25% el trabajo diario en el aula. Si comparamos porcentajes más de tres cuartas partes de casi todas las asignaturas son calificadas mediante pruebas escritas en la mayoría de los casos. ¿Realmente es significativa esta nota?¿Debe pesar más el papel y el lápiz que el trabajo diario y la evolución de cada alumno?

He aquí donde planteo la siguiente pregunta: ¿Estamos evaluando realmente para medir el aprendizaje del alumno o solo nos centramos en la comodidad para evaluar del profesor?

Uno de los grandes retos de la educación del siglo XXI es conseguir que el aprendizaje sea cada vez más individualizado y adaptado a las necesidades de cada alumno, por lo que un test normativo se aleja mucho de la unicidad de cada discente. Lo ideal a la hora de evaluar sería entrelazar:

  • Coeducación: la evaluación de los alumnos de sus porpios compañeros puede ser un elemento muy beneficiosos ya
  •  que se califican entre iguales. Además al trabajar la coevaluación el profesor puede relacionarla con el respeto, la objetividad y la justicia.
  • Autoevaluación: es muy interesante que el alumno sea consciente de su propio aprendizaje para conseguir que este sea realm
  • Heteroevaluación: esta es la realizada únicamente por el profesor, quien evalua fuera del grupo de forma individual a cada estudiante. Un ejemplo es el uso de rúbricas.

 

¿La evaluación es inclusiva?

En la mayoría de las ocasiones al presentarse algún alumno con necesidades educativas especiales no se le proporciona una adaptación adecuada a sus requerimientos, ya sea esta significativa o no. En muchos casos la falta de formación del profesorado, la escased de personal o simplemente el amplio ratio de alumnado impiden que estas adaptaciones sean reales y no simples “parches de paso”.  ¿Y si los contenidos no son correctamente adaptados…? ¿La evaluación sí?

Cada vez más se ha perdido el verdadero de atención a la diversidad, no son solamente niños con problemas físicos o enfermedades diagnosticadas quienes la precisan. También lo son aquellos con necesidades temporales, ya sea por su cultura, nivel socioeconómico, ambiente familiar…

Consultando en el BOC de Cantabria a cerca de la inclusividad, voy a citartextualmente una frase que para mí resume uno de los objetivos que debería tener cada maestro

“Es responsabilidad de las diferentes administraciones equiparar oportunidades, es decir, ofrecer los recursos necesarios para que todo el alumnado, independientemente de sus circunstancias personales, sociales, culturales, étnicas o cualquier otra, logre el desarrollo integral de todas sus potencialidades y forme parte de esta sociedad en continua transformación.”

Viendo esto, ¿ por qué se sigue evaluando a todos igual?, ¿ Por qué se sigue utilizando el test de Cooper? ¿Y la velocidad de escritura en un dictado? ¿Y si el día de mañana tenemos un alumno paraplegico o con discapacidad visual en el aula?¿ Se le pondría un cero o perdería la oportunidad de evaluación?

La diversidad educativa es un hecho por lo que las actividades que se diseñen deben de permitir una adaptación real que favorezca tanto al alumno con necesidades especiales en su desarrollo como a la clase en la aceptación de la diversidad.

Indagando más a cerca de evaluación e inclusividad he encontrado un artículo publicado en la Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa, son solamente doce páginas y en él se explican más detalladamente mecanismos que favorezcan una evaluación verdaderamente inclusiva, además realiza un juicio sobre la estandarización de las evaluaciones externas y estatales: Casanova, M. (2016). Evaluación para la Inclusión Educativa. Revista Iberoamericana De EvaluacióN Educativa, 4(1). Recuperado de https://revistas.uam.es/index.php/riee/article/view/4470

¿Evaluación y educación física?

En muchas ocasiones la evaluación en educación física se centra únicamente en la práctica de deportiva, desaprovechando las oportunidades multidisciplinares que nos ofrece. Creo que sería positivo para profesores y alumnos avanzar hacia una evaluación más allá de lo físco, con aspectos como: 

  • La multidisciplinariedad: unir la e.f con otras asignaturas para favorecer aquellos que no destacan tanto motrizmente. Actividades como un dictado de lengua corriendo, o las tablas de multiplicar con una coreografía pueden ser ejemplos.
  • Reaalización de ejercicios grupales: crear actividades de cooperación en las que para el éxito sea necesario la mejora de todos los componentes del grupo y crear así un espiritu de ayuda entre compañeros.
  • Deportes que no practiquen la mayoría: elegir deportes que no den venraja a ningún alumno sobre el resto, o en su defecto lo menos posible.
  • Evaluación progresiva: con una evaluación inicial para conocer el nivel, una procesual y una final para ver la evolución.
  • Componente emocional: utilizar los valores que trasmite el deporte y ver si los alumnos los aplican positivamente puede convertirse por qué no en materia evaluable.

 

Entonces la evaluación en la enseñanza…

No todos aprendemos de la misma forma ni en el mismo tiempo, por lo que evaluar de la misma forma es inutil. Cada grupo de alumnos es distinto y sus necesidades también y para llegar a ser un buen docente es necesario saber ser versátil y adaptarse para dar una educación de calidad, esto significa que debemos de tener varios mecanismos evaluadores para que cada alumno tenga al menos la oportunidad de destacar en algo, lo que favorecera enormemente su autoestima y autoconcepto.

Para fijar estos métodos debemos de tener en cuenta qué queremos evaluar, cuándo hacerlo, a quiénes y sobre todo para qué y en función de esto decidir cómo evaluar. A continuación señalaré algunos elementos alternativos a la evaluación tradicional que se pueden utilizar en el aula (incluso en las sesiones de educación física).

  1. Diario de registro: cada alumno crea un diario semanal de la que considere su evolución con respecto a esa asignatura durante esa semana, con libertad de expresión y crecimiento personal.
  2. Lista de objetivos: al comienzo de cada sesión el profesor reparte una checklist con los objetivos que se pretenden alcanzar y al finalizar el alumno marca los que crea que ha alcanzado.
  3. Coevaluación: Al inicio de la clase de modo aleatorio a cada alumno se le da un compañero al que observar. Durante la sesión debe fijarse en él y al final describir brevemente si ha visto evolución e implicación en la clase
  4. Tabla de datos: gráfica por niveles en la que cada alumno al terminar la sesión se situará en el nivel que cree que ha alcanzado durante la misma, de forma personal.
  5. Rúbricas: para que el profesorado evalue objetiva y eficazmente una serie de items a conseguir por el alumnado.

Además de la evaluación y a modo de cierre, es importante dar feedback a los alumnos de modo que puedan ver en lo que fallan y mejorar día a día, de nada sirve una calificación meses después del examen o no saber en qué mejorar.

Cambiar la educación implica mucho esfuerzo pero…¡Querer es poder!

 

 

Sobre el autor

elena.rodrigo

Dejar un Comentario