Asignaturas Salud

EVALUACIÓN Y EDUCACIÓN FÍSICA

Escrito por marta.pena

Una de las partes principales de la clase de Educación Física es la evaluación. Es un instrumento de seguimiento y valoración de los resultados de aprendizaje, así como de la evolución y mejoras del alumnado. Para poder evaluar es requisito esencial recoger información, formular un juicio de valor y tomar decisiones con vista al futuro. Esto tanto por parte del profesorado, que tomará decisiones de regulación de los procesos de enseñanza, como del alumnado, que llevará a cabo procesos de autorregulación con el propósito de mejorar los procesos de aprendizaje.

¿Por qué se evalúa?

Históricamente, la evaluación ha cumplido el papel de dirigir mecanismos de selección y control social. Actualmente, este instrumento se utiliza para medir la calidad del sistema educativo y controlar así el sistema, por lo que se podría decir que la evaluación es una actividad política y administrativa. Otras funciones de la evaluación son, por ejemplo, controlar el proceso que sigue el alumnado, motivar al alumno informándole de los procesos alcanzados o adecuar las tareas y objetivos en función de las capacidades individuales de los alumnos.

Métodos para evaluar en Educación Física

La evaluación debe de estar siempre presente en el proceso didáctico, desde el planteamiento, pasando por la puesta en práctica, hasta la obtención de resultados. Esta marcará el proceso gracias a la información permanente que recibimos de ella, analizando y reflexionando sobre la actuación de los alumnos, de nuestra docencia y del sistema.

Para generar una evaluación de calidad, esta debe  ser individualizada, integral, procesal, compartida y educativa. Esto quiere decir que buscamos una evaluación que considere las necesidades educativas de cada alumno y que además recoja todos los aspectos de una persona, donde intervengan todos los elementos y estamentos educativos, y en la que se potencien los aspectos positivos y corrijan los negativos.

Generalmente uno de los métodos más utilizados es la observación. Con ella, se pueden establecer listas de control o escalas de evaluación, que pueden ser numéricas, descriptivas gráficas… Es importante observar en situaciones reales para no alterar el comportamiento del sujeto. Un instrumento muy eficaz es la grabación en vídeo. Grabar las acciones nos permite ver las acciones varias veces, ralentizarlas, y además podemos crear un buen feedback.

La autoevaluación también es otro método muy eficaz que puede realizarse junto con la observación, pues permite desarrollar la responsabilidad, la toma de conciencia o la reflexión.  Para poder llevarla a cabo, se pueden utilizar herramientas como la rúbrica.

Evaluación como elemento para la inclusión

Para que una evaluación favorezca la inclusión, se tiene que partir de la base de que todo alumno tiene capacidad de aprendizaje y potencial para ello. El profesor debe respetarle y prestar la ayuda necesaria. Además,  la evaluación debe tener como referencia objetivos claros, que especifiquen resultados, pero prestando atención también a los procesos. Es necesario cambiar de una evaluación cerrada y homogénea a una diversificada y flexible. Debe surgir de una negociación en la que el alumno sea partícipe; no un elemento impuesto. También tiene que permitir identificar barreras para hacer más accesible el aprendizaje.  Plantear una evaluación favorecedora de la inclusión no puede ser una decisión de una profesora o de un profesor aislado, sino que es necesaria la colaboración y consenso de toda la comunidad educativa

Sobre el autor

marta.pena

Dejar un Comentario