Lecturas Recomiendo

Enseñar, un viaje en cómic- William Ayers y Ryan Alexander-Tanner

Lo que se estudia en la universidad no sirve para nada

Esto es lo que se escucha normalmente cuando se habla con maestros que están ya ejerciendo su profesión. Piensan que el periodo que pasaron en la universidad fue una pérdida de tiempo, no le ven una utilidad práctica a la mayoría de lo estudiado. No tuvieron una guía de lo verdaderamente importante.  Pero… ¿no es triste oírlos decir eso? Es aquí cuando me pregunto: y, entonces, ¿qué es lo que estudiaron durante tantos años? ¿qué es lo que debería estudiarse si no?

Aprender por medio de experiencias

Hoy escribo para comentar una lectura que en 1º hemos estado viendo como complemento de aquello que íbamos descubriendo en la asignatura de Prácticas I. Quien más, quien menos todos habéis tenido ya un acercamiento a la enseñanza, a las prácticas reales de lo que supone enfrentarse a un grupo de estudiantes. Enseguida estaréis en una aula que sea vuestra, en donde ya no habrá un tutor que os guíe de la mano y en donde tendréis que dar lo máximo de vosotros mismos a diario.

Con este libro podemos ir intuyendo aquello que no siempre sale en los manuales o que no nos cuentan en la uni. Muchas veces por culpa de los contenidos estipulados nos quedamos sin hablar de lo importante, de lo que es útil día a día. Por ello, con lecturas como estas podemos tratar otros aspectos que de verdad importan. Al leer esta obra vemos cuál es la visión del maestro que comienza a enfrentarse a la enseñanza. Es una lectura con la que os sentiréis identificados y tras la que comprenderéis cómo piensan los maestros en realidad. A través de la lectura de este cómic vemos la perspectiva de un maestro novel enfrentarse a la educación en todo su contexto: familias, compañeros de trabajo, inspectores y por supuesto, estudiantes.

Os dejo aquí un fragmento del libro con la esperanza de que a los demás os pique la curiosidad y lo leáis. Lo tenéis disponible en la biblioteca de la universidad.

Y a los que ya lo habéis leído… ¿qué es lo que más os ha llamado la atención?

 

Sobre el autor

Lucía Sánchez Bejerano

2 Comentarios

  • En mi caso, lo que más me ha llamado la atención se encuentra en el capítulo 2 “Mirar al estudiante”. Específicamente, me ha gustado la crítica que se le hace a la rápida y objetiva etiqueta que muchos docentes imponen a sus alumnos. En esta crítica, se anima a que todo docente se esfuerce en observar los pequeños detalles de cada alumno, ya que de esta manera el docente puede llegar a comprender los diferentes comportamientos del alumno y, así, evitar la etiqueta “en situación de riesgo”.

    Por último, considero que el libro en este capítulo hace referencia a que cada niño es mundo y que mediante una buena observación, se puede sacar las virtudes del alumno, así como que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea más efectivo.

  • Personalmente, el capítulo que más me ha llamado la atención de todo el libro es el primero: “El primer día: empieza el viaje” puesto que nos muestra el comienzo del curso desde la perspectiva del docente y no desde la del alumno, la cual es la única que hemos vivido.
    Además a lo largo de este capítulo se plantean de manera muy clara aspectos positivos del mundo de la docencia, resaltando cualidades que ha de tener un buen maestro y desmintiendo algunos mitos acerca de estos.

Dejar un Comentario