Salud

¿Cómo evaluamos en Educación Física?

Escrito por lara.gomez1

La evaluación es un instrumento fundamental en el proceso de enseñanza y aprendizaje, que no debe estar ligado únicamente a una nota numérica, sino a un feedback, del que nuestros alumnos, y nosotros, podamos obtener información acerca del trabajo global realizado.

 

Estas, son una serie de cuestiones que iremos contestando a lo largo de este post.

¿Por qué debemos mostrar la evaluación como un proceso y no como un resultado?

Es muy importante, mostrar a nuestros alumnos, que todos estamos ahí para aprender, superarnos y mejorar en nuestra actividad física, de una forma progresiva para alcanzar una serie de objetivos. En ningún momento, este instrumento debe aparecer como rechazo a la asignatura. Un ejemplo de esto, se podría dar en varias clases, en donde el profesor solo califica un resultado, evaluando a todos de la misma forma, sin tener en cuenta su desarrollo. Al final, ¿quiénes creéis que van a tener la mejor nota siempre? Pues aquellos a los que se les suele dar bien el deporte o esa prueba. En este momento, queramos o no, ya estamos actuando de forma discriminatoria ya que no estamos teniendo en cuenta el proceso individual de cada alumno, ni su esfuerzo personal, ya que tratar a todos por igual cuando cada uno esta a un nivel de condición física distinto, ¿es justo?

Es cierto, que todos deben llegar a unos objetivos pero…¿podemos evaluar a cada uno en función de su punto de partida?¿de su mejora?¿siempre debemos evaluar de forma individual?

Existen diversos métodos para evaluar, de forma en la que aparezca cómo elemento regulador y promotor de la enseñanza, como hemos descrito antes.

 

Métodos interesantes de evaluación

Uno de los principales y más usuales que podemos encontrar, es la observación. Para ello, es necesario conocer a nuestros alumnos y su progresión.

Otro recurso muy bueno, es el uso de rúbricas. Estas, nos permiten establecer qué objetivos deben trabajar para superar, respetando los ritmos individuales de cada uno. No tienen por qué evaluar de forma individual únicamente. Pueden ser objetivos a abordar por un grupo.

Un elemento, menos usado pero muy eficaz es la autoevaluación. Gracias a esta, el alumno es consciente de su propia práctica, haciéndole reflexionar acerca de su esfuerzo y trabajo.

También podemos encontrar la heteroevaluación, que se da cuando una persona evalúa a otra, dándole feedback. Podemos encontrarlo de profesor a alumno, alumno-alumno, incluso, alumno-profesor.

Y por último, y no menos importante la coevaluación. Esta, se dará de manera conjunta por todos los alumnos que han realizado la misma actividad, aportando aspectos para propiciar una mejora.

https://colegiosanprudencio.net/es/noticias/2017/11/06/aprendizaje-cooperativo-en-educacion-fisica-p-e

 

¿Qué estrategias podemos encontrar a la hora de evaluar?

Cada uno, deberemos ajustar qué medidas se adaptan mejor al grupo, para poder así utilizar este como elemento beneficioso para la clase. Es decir, buscar de qué forma pueden trabajar mejor nuestros alumnos, crear grupos de trabajo, diferentes tipos de evaluación dentro de una misma sesión…

Os comparto un link, en donde aparecen métodos y estrategias muy interesantes para llevar a cabo estas propuestas.

http://multiblog.educacion.navarra.es/jmoreno1/files/2010/03/evaluaci%C3%B3n-en-educacion-fisica.pdf

Antes hemos nombrado, que cada alumno va a tener una serie de necesidades. Nuestro principal objetivo, va a ser fomentar la actividad física para generar salud, a través de unos hábitos que promuevan prácticas saludables. No solo trabajaremos estos aspectos, sino que también incluiremos desarrollo de habilidades sociales, mejora de autoestima… es por ello, que si queremos darle importancia, tendrán que cobrar un papel en nuestra evaluación.

Es por ello qué, ¿puede ayudar la evaluación en el fomento de la inclusión?

¡Por supuesto que sí!

Un pequeño consejo personal que puede ser efectivo:

Sí queremos que nuestros alumnos trabajen y desarrollen aspectos sociales, de trabajo en equipo, cooperación, coeducación, desarrollo personal e inclusivo, deberemos incluir estos aspectos en este instrumento de forma positiva.

Un ejemplo de ello, podría ser un ejercicio de tiro a puerta en balonmano. Todos los del equipo, deberán asumir un rol, deberán realizar una serie de pases hasta desmarcarse y tirar a puerta. Algunos serán jugadores y otro, portero. El principal objetivo a evaluar, será la fluidez en el pase entre todos los jugadores y el tiro a puerta. De tal forma, que la evaluación será cooperativa, ya que evaluaremos al trabajo en equipo. De esta forma, reforzaremos los aspectos antes nombrados en cuanto a relaciones sociales, a través de la práctica deportiva con un objetivo común. Aquí, me dará igual que haya dos buenísimos si el resto no es capaz de realizar la estrategia.

Gracias a esto, los alumnos, se esforzarán en mayor medida, ya que no dependen sólo de su trabajo y además, esto beneficiará tanto a los que más facilidad tienen para la actividad física, como puede ser ayudando a sus compañeros. Como para los que igual, son mejores tácticamente y proporcionan herramientas para que juntos lleguen a las metas.

Os comparto el caso de una niña, aparentemente con un problema motor, como podría ser una parálisis, al que nos prodríamos enfrentar perfectamente en cualquier colegio o instituto.

¿Qué te parece?¿Crees que el profesor está siendo inclusivo?

Si viviéramos con naturalidad, como algo humano qué es, una necesidad de este tipo. Y además de fomentar la actividad física de esta niña, todos pudiéramos aprender de su desarrollo conjuntamente. ¿No crees que la clase, de por sí, ya sería rica?

Sobre el autor

lara.gomez1

Dejar un Comentario